Infraestructura de recarga para vehículos eléctricos

Cable Energía se encarga del desarrollo, la instalación y la operación de infraestructuras de movilidad sostenible donde recargar coches eléctricos.

Te ofrecemos una instalación rápida, limpia y eficaz. Un servicio serio y profesional para disponer lo antes posible de la estación de carga de vehículos eléctricos, y además invertimos en ti. 

instalación recargas vehículos eléctricos

Infraestructuras de recarga impulsadas POR ENERGÍAS RENOVABLES

Nuestras soluciones de carga combinan estaciones ultrarápidas y rápidas, que se ajustan a las condiciones de la localización específica y a las necesidades crecientes del mercado.

La arquitectura modular de nuestros cargadores permite poder realizar mejoras y ampliaciones que lleguen a poder cargar vehículos con una potencia de hasta 500 kW.

A medida que avance la tecnología de los vehículos, ampliaremos e implementaremos los punto de recarga sin tener que desechar el cargador.

Estaciones de Recarga Sostenible adaptables al entorno y necesidades del cliente

Las estaciones de recarga sostenible de Cable Energía cuentan con cargadores desde 22kW a 130kW. Ofreciendo solidez, resistencia, sostenibilidad y nuevas oportunidades de negocio para usuarios y propietarios.

Las estaciones de recarga de Cable Energía emplean equipos de última generación que se someten a un riguroso control de calidad, garantizando así por parte del fabricante su seguridad y fiabilidad.

Disfruta de este servicio con CABLE Energía

Trabajamos en tu solución

Nuestras soluciones cuentan en ciertas localizaciones con baterías acumuladoras, para almacenar la energía producida in situ y emplearla en momentos de necesidad de recarga, pudiendo doblar la cantidad de kilómetros al día recargados con energía sostenible producida en esa misma localización.

Ante un parque de vehículos eléctricos creciente y un rápido desarrollo de la tecnología, nuestras estaciones de recarga están diseñadas para satisfacer sus necesidades durante los próximos 25 años.

La potencia demandada para la recarga de los vehículos es suministrada por la instalación solar fotovoltaica, en régimen de autoconsumo instantáneo, por las baterías de acumuladores y es apoyada por la red eléctrica.